Quien es Jan Jacob Henneman

Gemas y geoda de amatista

Las cosas que entretienen Jan Jacob intensivamente son: la evolución, el cosmos, la filosofía y la religión. Mientras está pintando, de una manera consciente, intenta de dejar que lo inconsciente interviene en el nacimiento de sus espejos de sueño. Todo esto acompañado de una mezcla de intuición, una frivolidad con mucha fantasía, un afán por la libertad y un deseo de descubrir el interior.

Antigua taza primordial encontrado en la playa de una isla de Tailandia

La vida de Jan Jacob Henneman en cuatro palabras.

Soy autodidacto. Mi primer cuadro, un “ciego primitivo" caminando en un parque, con fecha de enero 1.977.
Solo mas tarde me daba cuenta de la semejanza entre el ciego y yo, andando a tientas, buscando formas y colores como un ciego. Para dar una oportunidad a mí mismo, durante los primeros años pintaba con anteojeras. Después viajaba durante tres meses por Canadá y los EEUU. Una peregrinación durante la cual día tras día no hacía nada más que visitar museos y galerías. En el año 1984 mi obra evolucionaba hacia pintar “conscientemente lo inconsciente”.

Geoda de amatista

Después he vagabundeado dos veces durante medio año por el extremo oriente. Después de cinco años de haber tenido un taller en el puerto pesquero de IJmuiden, otros cinco años de tranquilidad en la provincia de Frisia y muchos viajes, en el año 1.989 he llegado al final a Heusden en la orilla de la Mosa. Tartamudeando con formas y colores intento de representar algo de "nuestro viaje sin fin"
Mientras tanto ha aparecido mi primer poemario, hago conciertos cósmicos, hago terapia de sonidos y estoy ocupado con la acción curativa de las gemas, el agua pura y la energía cósmica “Tachyon”. Al final de los años 60 estaba en la dirección de tres empresas. En 1977 mi vida cambió. De un día a otro empezaba a pintar y a buscar nuevos valores de la vida.

Busca los gatos vagabundos en este sitio web